Cultura Chavin

Cultura Chavín

Chavin de Huántar era un lugar fascinante construido en lo alto de las montañas. Estaba lleno de extravagantes tallas religiosas, entradas misteriosas, dramáticos edificios de piedra y altos muros. La ciudad estaba probablemente gobernada por sacerdotes, administradores que manejaban los negocios diarios, y ricos comerciantes. La religión era central, y la gente venía de kilómetros a la redonda para traer tributos a los dioses adorados en los templos de Chavín de Huántar. De hecho, la religión y la cultura de Chavín se extendió por los Andes y unió a la mayoría de los pueblos de la región tanto política como religiosamente, incluso sin ninguna conquista militar. Los gobernantes de Chavin de Huántar se volvieron muy poderosos.

Los Chavin eran hábiles en la metalurgia, la piedra, la cerámica, los azulejos, los tejidos, los métodos de teñido, la alfarería y la fabricación de cuentas. Los comerciantes transportaban estas mercancías, así como los productos alimenticios cultivados por los agricultores de los pueblos, por toda la región. Después del 500 a.C., estos comerciantes comenzaron a utilizar las llamas como animales de carga para llevar sus mercancías arriba y abajo de los senderos de las montañas de Chavín de Huántar, que se convirtió en un próspero centro tanto para el comercio como para la religión.

Sin embargo, alrededor del 300 aC, las cosas empezaron a cambiar. La gente se había cansado de viajar largas distancias para llegar a Chavín de Huántar, ya que empezaron a construir centros religiosos y comerciales más cerca de sus casas. La influencia de Chavín de Huántar disminuyó. Cada vez menos gente venía a rendir culto y tributo. Cada vez menos comerciantes subían y bajaban por los senderos de las montañas. Los gobernantes de la ciudad perdieron el poder, y finalmente la ciudad y sus templos fueron abandonados. La unidad de los Chavín se desintegró, y para el 200 a.C., la región sólo contenía pequeñas comunidades independientes.

Cultura Chavín Resumen

La cultura Chavín floreció entre los años 900 y 200 a.C. en los Andes norteños y centrales y fue una de las primeras culturas del Perú antiguo. El centro religioso Chavín de Huantar se convirtió en un importante sitio de peregrinación andina, y el arte Chavín tuvo una gran influencia en las culturas contemporáneas y posteriores, desde los Paracas hasta los Incas, ayudando a difundir la imaginería y las ideas de Chavín y a establecer el primer sistema universal de creencias andinas.

Dioses de la Cultura Chavín

Uno de los dioses Chavín más importantes era la Deidad del Bastón, que es probable que sea el mismo de la famosa figura central de la Puerta del Sol de Tiahuanaco. Precursor del dios creador andino Viracocha, la Deidad del Bastón estaba asociada con la fertilidad agrícola y usualmente tiene un bastón en cada mano, pero también está representada en una estatua del Nuevo Templo en el sitio de culto Chavín de Huantar. Esta figura de medio metro representa la dualidad masculina y femenina con una mano sosteniendo una concha de spondylus y la otra una concha de strombus.

Otra célebre representación del mismo lugar es la Estela Raimondi, una losa de granito de más de dos metros de altura con la deidad en bajorrelieve como figura no específica de género con patas con garras, garras y colmillos en una imagen que se puede leer en dos direcciones.

Una segunda deidad importante de Chavín era el dios jaguar de los colmillos, también fue un tema siempre presente en el arte de Chavín. El dios antropomorfo felino o jaguar es para Julio C. Tello el dios más importante en el panteón de Chavín de Huantar. Los atributos del felino aparecen como un motivo recurrente en todas las representaciones de esta cultura. Ahí se gestó el primer gran centro de alta cultura y de propagación religiosa. Por ello el culto al dios antropomorfo felino será propagado en las demás culturas hasta la llegada de los conquistadores españoles.

La ceremonia religiosa de Chavín incluía derramamiento de sangre y rituales de sacrificio que podían realizarse en espacios públicos con capacidad para 1.500 personas o en el entorno más restringido y exclusivo de los complejos interiores de los templos.

Una característica importante del culto religioso Chavín era el sacerdocio de chamanes que se ponían en trances a través de plantas alucinógenas, como las hojas de coca y ciertos tipos de cactus y hongos. Se lograba un aura adicional de misterio religioso con la quema de incienso, sacerdotes apareciendo repentinamente encima de los templos a través de escaleras internas secretas, y una cacofonía de sonidos musicales de cantantes y sonidos de trompetas de concha.

Chavín de Huántar

El sitio religioso más importante de Chavín fue Chavín de Huantar en el Valle de la Mosna, que estuvo en uso durante más de cinco siglos y se convirtió en un sitio de peregrinación famoso en toda la región andina. Chavín de Huantar está situado en el punto de encuentro de dos ríos, el Mosna y el Wacheksa. Los antiguos deslizamientos de tierra dejaron terrazas fértiles, y la proximidad de muchos manantiales y una amplia y variada oferta de piedra para proyectos de construcción monumental aseguraron el crecimiento del sitio.

En su apogeo, el centro tenía una población de 2.000 a 3.000 habitantes y cubría alrededor de 40 hectáreas. El Templo Antiguo data del año 750 a.C. y en realidad es un complejo de edificios que juntos forman una forma de U. En el centro, dos escaleras descienden a un patio circular hundido.

Las paredes de los edificios religiosos estaban revestidas con losas de piedra cuadradas y rectangulares que llevan imágenes de criaturas chamánicas transformadoras, talladas en bajo relieve. Las figuras mezclan rasgos humanos con colmillos y garras de jaguar y llevan tocados de serpiente que simbolizan la visión espiritual. También hay muchos canales de piedra en el interior del templo a través de los cuales el agua habría corrido bajo presión, creando así un ruido impresionante en las cámaras interiores.

Templo Chavín de Huántar y Cabezas Clavas

La característica más llamativa del Nuevo Templo de Chavín de Huántar (500 años a.C.), que en realidad era una extensión del complejo del Templo Viejo, son las 100 cabezas clavas de piedra que sobrevivieron y que alguna vez sobresalieron de las paredes exteriores. Estos forman una serie de transformaciones y cambian progresivamente de forma humana a forma de jaguar. El templo en su nueva forma medía 100 metros de largo y alcanzaba una altura de 16 metros con tres pisos. Su entrada al portal en blanco y negro está flanqueada a ambos lados por una sola columna; una lleva una imagen de un águila y la otra de un halcón que representa a la hembra y al macho, respectivamente, en un ejemplo típico de dualidad Chavín.

Obelisco de Tello

El Nuevo Templo también contiene el Obelisco de Tello de 2,5 metros de altura que muestra dos caimanes y serpientes y que puede representar el mito de la creación. Frente al templo se construyó un gran patio cuadrado de 50 metros de lado, que al parecer tenía usos ceremoniales, una característica que se convertiría en estándar en muchos sitios religiosos andinos posteriores.

Otros edificios más modestos en Chavín de Huantar, que a menudo usan ladrillos de adobe de forma cónica, indican que había un gran número de habitantes permanentes en la ciudadela, una jerarquía social y centros de especialización artesanal.

El Lanzón Monolítico

El monolito del Lanzón, de 4,5 metros de altura, adopta la forma de un tradicional arado andino a pie y se encuentra en lo más profundo del laberíntico interior del Templo Viejo. En el lanzón se puede observar una criatura sobrenatural con colmillos y garras decorada con serpientes. La criatura señala hacia abajo con una mano y hacia arriba con la otra, quizás indicativo de su gobierno de los reinos terrenal y celestial. Se cree que este monolito fue quizás el sitio de un antiguo oráculo que dio respuesta a las demandas de los peregrinos que a su vez dejaron ofrendas de oro, obsidiana, conchas y cerámica.

Cerámica de la Cultura Chavín

El arte Chavín está lleno de imágenes de felinos (especialmente jaguares), serpientes y rapaces, así como de seres sobrenaturales, a menudo con colmillos de aspecto feroz. Las criaturas son a menudo seres transformados -presentadas en dos estados a la vez- y diseñadas tanto para confundir como para sorprender. Las imágenes también son muy a menudo anatrópicas – pueden ser vistas desde diferentes direcciones.

Muchos de los animales en las imágenes de Chavín son de las lejanas selvas de las tierras bajas y por lo tanto ilustran la influencia y el gran alcance de la cultura Chavín, un punto que se confirma aún más por la presencia en Chavín de Huantar de ofrendas votivas de culturas a cientos de kilómetros de distancia.

La cerámica típica de Chavín es de una alta calidad, generalmente de color rojo pulido, negro o marrón. La forma más común es el vaso bulboso con estribos, a menudo con diseños en relieve pulidos que representan imágenes de la religión Chavín.

Los ceramios también podrían ser antropomórficos, típicamente de jaguares, humanos sentados, y frutas y plantas. Las conchas eran una forma popular de joyería entre la élite Chavín y también podían ser talladas en trompetas para su uso en ceremonias religiosas. Se conservan finos cuencos de madera con incrustaciones de concha de tipo Spondylus y nácar, así como de turquesa.

Textilería Chavín

La Deidad del Bastón fue otro tema popular en la escultura, cerámica y textiles de Chavín. Los textiles de algodón pintados de los Chavín son, de hecho, los primeros ejemplos de cualquier cultura andina y toman la forma de cortinas, cinturones y ropa.

Metalurgia Chavin

Los Chavín también eran hábiles trabajadores del metal y crearon objetos – especialmente coronas de cilindros, máscaras, pectorales y joyas – en láminas de oro utilizando técnicas de soldadura y repujados para rivalizar con cualquier otra cultura andina en su imaginación y ejecución.

Economía Chavín

Las principales actividades económicas: recolección, caza y pesca

Las nuevas actividades (especializadas) agricultura, ganadería, fabricación textil, orfebrería, arquitectura, escultura, pintura y otras artes.

El Ayllu cobro mayor importancia para incrementar la producción del pueblo Chavin.

Dentro de la agricultura, el maíz ocupo un lugar principal, junto con sus derivados. Parece que el trueque era la forma de pago para el maíz, que se generalizó a partir de Chavín de Huántar hasta el Imperio Inca.

La decadencia de Chavín de Huántar, parece más un tema relacionado con el estancamiento del desarrollo que cualquier intervención militar de otras culturas, es decir, hubo un agotamiento de la cultura siendo sustituida por otras más recientes .

Fin de la Cultura Chavín

El sitio y la cultura Chavín en general entraron en decadencia en algún momento del siglo III d.C. por razones que aún no están claras, pero que probablemente están relacionadas con varios años de sequía y terremotos y la inevitable agitación social causada por tal estrés. No hay evidencia arqueológica de una fuerza militar Chavín o de conquistas regionales específicas. Las estructuras políticas de los Chavín, entonces, desafortunadamente siguen siendo misteriosas, pero crearon un legado artístico duradero que influiría en casi todas las civilizaciones andinas subsiguientes.

Imágenes de la Cultura Chavin